CONTRASTES

¿Quién mide lo justo y lo injusto?; ¿quién juzga lo correcto y lo incorrecto?; ¿lo empírico y lo científico?; ¿la honestidad?; ¿la degeneración?; ¿la inocencia?; ¿la culpabilidad?... Yo no me atrevo, pero me gusta leer, escribir, escuchar, exponer... debatir acerca de los contrastes, cualquiera de ellos. Cada palabra tiene su antónimo, su Némesis. Cada palabra tiene el mismo número de sínónimos, que de antónimos. Incluso, parece ser que la materia también tiene su antimateria. Con los conceptos, los pensamientos, las ideologías, los sentimientos... incluso con los sentidos y las sensaciones que producen, ocurre tres cuartas partes de lo mismo.
Cada persona es un universo. Una ideología, un pensamiento, una experiencia, unas circunstancias, una educación, unos sentimientos, unos valores. Lo que para uno es bueno, para otro no lo es tanto. Soso y salado, dulce y amargo, la ensalada.. ¿aceitada o avinagrada?; la tortilla... ¿con cebolla o sin ella?... Para gustos los colores.
Pues yo también!! Yo también he ido coleccionando todos esos atributos que son los que nos hacen ver las cosas desde un determinado prisma. Y no solamente "verlas", sino también sentirlas, asimilarlas y afrontarlas. Pero soy de esos a los que les gusta cambiar de gafas para, precisamente, enriquecerme con otros puntos de vista. Lo que humildemente, entiendo por aprender.
No me considero de "ideas fijas". Mi pensamiento puede ser cambiante a medida que aprendo, y me gusta aprender hasta de mis sobrinos los más pequeños. De quien más aprendo es del diálogo, de la pluralidad, del debate, de la argumentación, y del respeto. De quien menos... bueno... precisamente de sus antónimos: la imposición, la unilateralidad, la cerrazón, la intolerancia, la violencia...
Esta vida ofrece miles de contrastes. Cada palabra, cada concepto, tiene su propio Némesis, su "antipalabra", su "anticoncepto".
Nada es lo mismo.





18 octubre 2010

TERRORISMO DE GÉNERO. HARTO DE LA ESTADÍSTICA

La noche del jueves al viernes pasado se produjo la 56ª víctima mortal por violencia de género en este país nuestro, durante el presente año. Se produjo además en una localidad que para mi, tiene un calado muy, muy especial: Getafe. Descansa en paz, Piedad.

Para el sistema, se trata de una estadística. Tratando el asunto estadísticamente, vaya por delante decir, que el sistema se engaña a sí mismo cuando nos habla de la 56ª víctima por violencia de género durante 2010 en este país nuestro. En realidad, la muerte de Piedad hace la número 68.

Dando por buena la mentira del sistema, lo curioso de este nuevo caso es que ha hecho saltar todo tipo de resortes dentro de sus propios estamentos, ya que 56 es la cifra que supera en 1, el total de víctimas mortales por violencia de género que el sistema reconoció oficialmente durante todo el año 2009.

Es una mala noticia estadísticamente para los que ahora están en el poder, y una buena noticia estadísticamente, para quienes lo persiguen. Y cada cual, maneja la estadística en función de sus propios intereses. Para unos es maquillaje. Justifican lo que no tiene justificación, y buscan culpables fuera de casa. Para los otros, es carnaza. Les sirve para ridiculizar la gestión de los primeros. Pero ahí se quedan ambos. Como casi siempre...

La sensación que a mi me queda tras digerir las reacciones de todos ellos, es de vacío y vergüenza. Una vez más tiene que ver con la inoperancia de los dos principales partidos políticos que nos gobiernan, así como de las principales instituciones que, de una u otra manera, les “reportan”. Una vez más, se han dedicado a tirarse los trastos a la cabeza, a desviar la atención hacia otros lugares, a maquillar la realidad, a no reconocer o no querer ver dónde se encuentra la verdadera raíz del problema, incluso a salir en alguna de las muchas fotos que han hecho los medios de comunicación. A cualquier cosa, excepto a trabajar para poner soluciones.

Empezando por el propio Alcalde de Getafe, Pedro Castro (PSOE) quien aprovechó la ocasión de la repercusión de la noticia a nivel local, regional y nacional, para lanzarle a los medios que pasaban por allí, un discurso oportunista y fuera de lugar, en modo y tiempo.

Entre otras cosas, curiosamente es esta víctima mortal número 56, la que al parecer ha sensibilizado lo suficiente a Pedro Castro, alcalde de Getafe y Presidente de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), como para proponer actos de protesta simultáneos en todos los municipios de España contra la violencia de género.

Me pregunto yo… como presidente de la FEMP ¿no hubiera sido mucho mejor haberlo propuesto cuando se produjo la primera víctima conocida y reconocida de esta mierda, allá por 1999?; ¿por qué esperar 11 años?; ¿por qué esperar a la víctima 56 del año 2010?; ¿por qué esperar a que se produjera en la localidad donde el Presidente de la FEMP es alcalde? La intención es buena Pedro Castro, pero se te ve el plumero a millas marinas de distancia. A mi no me engañas, Pedro Castro. A ti te importa entre poco y nada este problema. A ti te importa tu silla, tus dos sillas, en este caso. Aun con todo... no dejes de hacerlo. Son buenas medidas para intentar concienciar a una sociedad con poca conciencia por culpa de la desinformación. Aunque se te ve el plumero, Pedro Castro...más vale tarde que nunca.

Pero hay una reacción que me indigna sobre manera. No soporto a la gente que no asume responsabilidades, que echa balones fuera, que trata de engañarnos como si fuéramos idiotas. Son muchas las personas que ocupan cargos importantes dentro del sistema, y que están ahí para supuestamente acabar con esta lacra, pero que se apuntan al carro del “yo no he sido, ha sido aquel”.

Bibiana Aído (Ministra de Igualdad), Inmaculada Montalbán (Presidenta del Observatorio de Violencia Doméstica y de Género, vinculado al Consejo General del Poder Judicial), Soledad Cazorla (Fiscal de Sala de Violencia sobre la Mujer). Curiosamente tres mujeres que se enredan en justificar números, y sobre todo que afirman que “lo importante para acabar con el problema, es que denuncien”, facilitando al tiempo más datos estadísticos para remarcar que un porcentaje muy alto de las 56 víctimas mortales por violencia de género durante 2010 en este país nuestro, no denunciaron a sus verdugos por malos tratos, antes que las mataran.

Es decir, que según estas mujeres, el sistema no tiene la culpa de no poder garantizar, ya no solo la libertad, ni la paz de sus ciudadanas que sufren esta vergüenza, sino incluso su vida. Tampoco he escuchado a ninguna de ellas decir que la culpa es de los verdugos, ni tan siquiera mencionar a los asesinos, violadores, secuestradores, agresores… TERRORISTAS que provocan toda esta mierda. ¡¡NO!! Según ellas, el sistema no tiene la culpa, ni tampoco los verdugos... ¡¡¡La culpa la tienen ellas!!! por no denunciar... ¡¡INDIGNANTE!!, ¡¡REPUGNANTE!!

Es curioso comprobar que la gente que guarda las llaves de la cajita donde se encuentra la respuesta al problema, se lave las manos de esta manera tan vomitiva. Mucho más curioso que sean mujeres quienes hagan este tipo de afirmaciones. La realidad es que dentro de esa cajita cuyas llaves guardan ellas mismas, no hay ninguna solución. No la tienen. No saben. No quieren. No pueden. Por eso tratan de engañarnos a tod@s, empezando por ellas mismas.

Solo les falta añadir coletillas del estilo a “la culpa la tienen ellas por provocar”, “algo habrán hecho”, “la culpa la tienen su padre y su madre por vestirlas como a putas”. Estas coletillas que por increíble que parezca, se pueden escuchar en cualquier bar mientras compartes barra con el típico machito de barrio, o la típica mujer convencida de su rol de posesión machista, o leer en cualquier foro, cualquier blog, cualquier comentario al pie de la noticia de algún medio de comunicación...

Y no nos engañemos… ¡¡los hay, y las hay a patadas que piensan ´de este modo!!, tanto del sexo masculino, como del femenino. Es sorprendente comprobar la cantidad de gente de ambos géneros, que llega a estas conclusiones vomitivas. Si lo sufrieran ell@s...

Aunque… en realidad no es tan sorprendente. Si son las propias mujeres (hombres aparte) que, desde dentro del propio sistema las culpan a ellas, esas que más cerca están de esta mierda, esas que se supone conocen la realidad,  son capaces de afirmar que las culpables son ellas… ¿qué esperamos de ahí para abajo?

Yo ya estoy muy harto de toda esta gentuza. Estoy muy harto de los MILLONES de hijos de puta que hay en este país, que piensan que una mujer les pertenece, y pueden hacer con ellas lo que se les venga en gana. Desde decirles con quién sí y con quién no deben juntarse, pasando por imponerles su manera de vestir, hasta gritarlas, asustarlas, insultarlas, amenazarlas, marcarlas, pegarlas, secuestrarlas, violarlas y asesinarlas.

Harto de que esta gentuza que intenta engañarnos, no coja el toro por los cuernos y en lugar de gastarse la pasta en absurdas campañas de tarjetas rojas, lo inviertan en educación, una educación seria y eficaz, en prevención, en protección a las víctimas, en investigación, persecución y castigo a los verdaderos culpables, en información real por cruda que sea, en concienciar a la sociedad, en conciliar a los géneros poniéndonos de acuerdo a tod@s para remar en la misma dirección...

Harto de esta misma gentuza que, en lugar de apartar de la sociedad a los verdaderos culpables de esta repugnante forma de terrorismo, lo que hacen es esconder a las víctimas de terrorismo de género que sí denuncian su calvario, en un intento de evitar que las maten para que la estadística no siga engordando, y no sacarles los colores más aun.

Tal vez si las tratarais como merecen, todas denunciarían su horror. Me gustaría ver de qué manera reacciona el sistema si TODAS las mujeres que sufren violencia de género, se lo comunicaran oficialmente mediante una denuncia. Si el sistema es incapaz de solucionar el problema a aquellas que denuncian, y que probablemente representen menos de la mitad de la verdadera magnitud de esta vergüenza... ¿¿¿qué seria del sitema con el problema entero???; ¿¿¿a quién pretendéis engañar???; ¿¿¿no os dais cuenta, que nos damos cuenta que os viene de puta madre que no denuncien, para así evitar que quede a la vista todo el iceberg, en todo su esplendor, y no solo una parte???; ¿¿¿qué hacéis por las que no denuncian???

Si apenas hacéis nada por las que sí denuncian... al resto que sufren en silencio por miedo, vergüenza, dependencia, o el motivo que sea, no solo las dejáis absolutamente abandonadas a su mala suerte, sino que además las culpáis de su pesadilla diaria, y la de sus hijos.

Harto de escuchar o leer en medios de comunicación vuestras declaraciones con ese lenguaje político que apesta, o con ese otro lenguaje mucho más vulgar y hasta soez en la barra de un bar, o en el metro, que la culpa es de ellas. ¡¡ES REPUGNANTE!!

No tienen ninguna culpa, hayan hecho lo que hayan hecho, o hayan dejado de hacer lo que sea. Nadie tiene derecho a manejarlas, a manipularlas, a anularlas, a humillarlas, a levantarles la voz, a insultarlas, a pegarlas, a violarlas, a secuestrarlas, ni a asesinarlas. Y vuestros hijos que lo ven y lo padecen, tampoco tiene culpa alguna.

Sois más de 400.000 las que le habéis comunicado oficialmente a este inoperante sistema que os toca sufrir un calvario todos los días. Son vuestros 800.000 hijos los que lloran y se esconden aterrorizados. Debéis ser muchas más (a tenor de la estadística que el propio sistema se encarga de vendernos) las que también vivís este infierno en silencio, y también debéis tener hijos que lo sufren. A vosotras… deciros que no os calléis. Que no permitáis que os digan que la culpa es vuestra. No tenéis ninguna culpa.

Y a todas las que sufrís esta injusticia, esta mierda repugnante, en silencio o no. A vosotras y a vuestros hijos, incluidas las 68 víctimas mortales por violencia de género hasta el 14 de Octubre de 2010, y a sus huérfanos, incluidas las 747 víctimas mortales (reconocidas oficialmente) desde que más o menos se controla esta vergüenza (1999) hasta el viernes pasado, a esas más de 1.200.000 almas que el sistema reconoce que sufrís, y a esa otra cantidad incalculable de almas que hasta ahora ni siquiera el sistema os tiene localizadas… mi más profundo respeto, solidaridad y apoyo.

No os sirve de nada, lo sé. Pero os llevo en el alma, y me gustaría que lo supierais. Quisiera hacer algo más que escribir, con toda mi humildad y mi respeto. Mi casa está a disposición de cualquiera de vosotras, si queréis “refugiaros” aquí, mientras el sistema juega con vosotras e intenta culparos de vuestro propio sufrimiento. Y lo digo de corazón. No tenéis más que dejarme un mensaje para que pueda contactar. Lástima que no sea una casa demasiado grande…

Me queda el consuelo de saber que otra mucha gente más o menos cercana al sistema, sigue peleando por vosotras y por vuestros hijos, a pesar del dolor y la impotencia. Ojalá esas personas, algún día sean las guardianas de esas llaves que abren la caja donde se encuentra la solución. A esas personas, mi admiración, mi ánimo y mi humilde ofrecimiento para colaborar hasta donde pueda.

6 comentarios:

  1. Leo tu artículo y me dan escalofríos, me provoca una serie de sensaciones que se encuentran entre sí. Rabia por no ser capaces de atajar esta situación, ira contra esos que se llaman nuestros representantes y que no hacen nada por nosotros, sólo piensan en ellos mismos. Tristeza por todas esas personas que se encuentran en una situación de malos tratos y están condenadas a una vida sin vida, al miedo, al dolor, a la desesperación, a la soledad, al sufrimiento ... una tristeza tan profunda .... Siento ternura, por todos los que os preocupais de hacer algo por ellas, como tú Winters, que les dais apoyo y ánimo, y que en buena parte haceis gratuítamente la labor que deberían cumplir nuestros representantes y por la cual son remunerados. Pero también siento vergüenza, una gran vergüenza por la cantidad de personas, entre las que me incluyo, que no hacemos absolutamente nada, que vemos las noticias, leemos la prensa y cuando vemos la noticia pensamos "Uf otra más" y como mucho comentamos con la compañera de al lado ... "Esto no se acaba nunca" ... pero nosotros si acabamos, ya no volvemos a pensar en ello y seguimos nuestra vida como si nada, siempre preocupados de nuestro propio bienestar. Esto es terrible. No somos capaces de pensar en nada más que en nosotros, en nuestros problemas, en nuestro bienestar y como mucho en el de nuestro entorno más próximo. Y todos los sufrimientos que hay en el mundo nos traen al pairo. De verdad, en estos momentos me avergüenzo del ser humano y de formar parte de esta sociedad que cada vez nos hace más egoístas y nos roba cualquier tipo de sensibilidad con nuestros semejantes.
    Me sumo a lo dicho por Winters, vosotras, las víctimas de la violencia de género, NO TENEIS LA CULPA DE NADA, sólo de querer demasiado ... No os sintais culpables y buscad fortaleza y ánimo dentro de vosotras mismas, sentiros como heroínas y no como víctimas y gritad todo lo que podáis, hasta que quedéis afónicas. Os admiro y deseo que vuestra vida se arregle y un dia no muy lejano podais ser felices de verdad.

    ResponderEliminar
  2. Querid@ Anónim@, aunque no lo creas, ya haces mucho por todo esto. La concienciación social ante este problema, es básica para poder solucionarlo, y tú lo estás. La educación que les des a tus hij@s (si los tienes), a buen seguro está orientada por el camino opuesto al de la violencia de género. Y tus palabras de ánimo y solidaridad, hacen mucho más de lo que imaginas (y no lo digo por mi).
    Gracias y un saludo :)
    Lo malo... mientras escribimos todo esto se produce la noticia de una nueva víctima mortal en Tarragona de esta vergüenza, la que oficialmente hace la 57 durante este año. Y además... sus dos hijos :(
    Descansen en paz

    ResponderEliminar
  3. Estimado Winter solo puedo quitarme el sombrero antes tus palabras, no son tardías, son en el momento de poder leer palabras que duelen pero que dan fuerza.
    Por eso en una estrella que está un poquito al sur, te mando un beso y mucho ánimo para que continúes.
    Por cierto GRACIAS

    ResponderEliminar
  4. Me gusta como hablas, como piensas, como escribes así que con permiso me he cogido sillita en casilla de seguidores. Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Estimada anónima del 19 de Octubre a las 18.20 ;)
    Muchas gracias por tus palabras, y por leerme.

    No imaginas hasta que punto me honra que digas que te da fuerza lo que yo haya podido escribir. Deduzco que de una manera u otra estás inmersa en esta lucha. Sea lo que sea, mi más profunda admiración y mi esperanza para que no te rindas nunca.

    Miro hacia el Sur para ver esa estrella, la más especial de todas. Hay otra no muy lejos, un poquito más al Norte a la altura de Alcobendas, tan cerca que la orbita, que te lleva siempre.

    ResponderEliminar
  6. Estimada Moi même-Anubis
    Un placer, y un honor. Bienvenida a tu casa :)

    ResponderEliminar