CONTRASTES

¿Quién mide lo justo y lo injusto?; ¿quién juzga lo correcto y lo incorrecto?; ¿lo empírico y lo científico?; ¿la honestidad?; ¿la degeneración?; ¿la inocencia?; ¿la culpabilidad?... Yo no me atrevo, pero me gusta leer, escribir, escuchar, exponer... debatir acerca de los contrastes, cualquiera de ellos. Cada palabra tiene su antónimo, su Némesis. Cada palabra tiene el mismo número de sínónimos, que de antónimos. Incluso, parece ser que la materia también tiene su antimateria. Con los conceptos, los pensamientos, las ideologías, los sentimientos... incluso con los sentidos y las sensaciones que producen, ocurre tres cuartas partes de lo mismo.
Cada persona es un universo. Una ideología, un pensamiento, una experiencia, unas circunstancias, una educación, unos sentimientos, unos valores. Lo que para uno es bueno, para otro no lo es tanto. Soso y salado, dulce y amargo, la ensalada.. ¿aceitada o avinagrada?; la tortilla... ¿con cebolla o sin ella?... Para gustos los colores.
Pues yo también!! Yo también he ido coleccionando todos esos atributos que son los que nos hacen ver las cosas desde un determinado prisma. Y no solamente "verlas", sino también sentirlas, asimilarlas y afrontarlas. Pero soy de esos a los que les gusta cambiar de gafas para, precisamente, enriquecerme con otros puntos de vista. Lo que humildemente, entiendo por aprender.
No me considero de "ideas fijas". Mi pensamiento puede ser cambiante a medida que aprendo, y me gusta aprender hasta de mis sobrinos los más pequeños. De quien más aprendo es del diálogo, de la pluralidad, del debate, de la argumentación, y del respeto. De quien menos... bueno... precisamente de sus antónimos: la imposición, la unilateralidad, la cerrazón, la intolerancia, la violencia...
Esta vida ofrece miles de contrastes. Cada palabra, cada concepto, tiene su propio Némesis, su "antipalabra", su "anticoncepto".
Nada es lo mismo.





06 diciembre 2011

HOY ESTOY INQUIETO

Hoy estoy muy inquieto. No veo más que políticos y gurús por todas partes. No solo en mi país donde hoy los políticos abandonan sus hogares y sus familias para irse de celebración, sino que los veo por toooodo el mundo

1ª Inquietud: Desde hace no sé cuanto tiempo, me hablan y me escriben sobre unos gurús que no sé ni de dónde salen. Sus primas de riesgo, sus límites, sus puntos básicos, sus calificaciones... ¿Alguien sabe qué es todo esto?; ¿Alguien sabe qué o quiénes son estas agencias de calificación?; ¿qué califican?; ¿por qué?... Pero sobre todo... si están capacitados para calificar, es porque saben cómo se hacen bien las cosas. Si eso es así, ¿por qué no se ponen ellos mismos manos a la obra? Si por lo visto, tanto caso se le hace a esta gente...  ¿por qué no dejarles a ellos que nos saquen de toda esta mierda?

http://www.elpais.com/articulo/economia/Standard/26/Poor/s/amenaza/fondo/rescate/europeo/elpepueco/20111206elpepueco_4/Tes

3ª Inquietud: "535 DÍAS PARA FORMAR GOBIERNO"
Un año y medio trabajando para formar gobierno, sin tiempo para más (imagino). ¿Y mientras tanto?... 
Ese es su verdadero trabajo. Trabajan para mantener sus puestos de trabajo.

http://www.abc.es/20111202/internacional/abcp-casi-anos-despues-belgica-20111202.html


4ª Inquietud: "IRLANDA GASTA 16.000 MILLONES DE EUROS MAS DE LOS QUE INGRESA"
¿Cualquiera de nosotros podríamos soportar algo así en nuestras casas? Ahora que tan de moda está lo de la sostenibilidad... ¿esto es sostenible?; ¿No hay ningún responsable? porque si yo me endeudara de esta manera, de momento el banco subastaría mi casa. ¿A esta gente les subastan alguna propiedad?...

http://www.lavanguardia.com/economia/20111205/54239871980/irlanda-vaticina-tiempos-dificiles-por-los-recortes-sociales.html

5ª Inquietud: nos tratan como si fuéramos idiotas
Bono a Zapatero: "LE HAS DADO A ESPAÑA LO MEJOR DE TI". 
Pues menos mal que no nos dio lo peor.
CONCLUSION: Ellos se los guisan y ellos se lo comen. No solo no hay responsables, sino que les despedimos con honor... y con pensiones vitalicias. 
De verdad que esto es repugnante. Ah!! y me da igual unos que otros. Derecha o izquierda. Es lo mismo
http://www.elmundo.es/elmundo/2011/12/06/espana/1323171896.html

Menos mal que llega la Navidad. Esas fechas en las que todos somos taaaaan buena genteeee. Que asco!!!!!, pero.... FELIZ NAVIDAD A TODOS. Feliz Navidad Pepiño!!

http://www.abc.es/20111202/espana/abci-operacion-campeon-201112021307.html

y Feliz navidad Para ti también Iñaki

http://www.diariodenavarra.es/noticias/mas_actualidad/nacional/el_caso_urdangarin_seguira_juzgado_palma_56819_1031.html
Iñigo Merino

16 febrero 2011

Algo falla

"Algo ha fallado"
(Alfredo Pérez Rubalcaba)

Esta es la explicación que todo un Vicepresidente Primero del Gobierno, Ministro del Interior y probablemente candidato a las elecciones generales por uno de los dos partidos que nos seguirán gobernando, ha ofrecido tras la muerte de la que hace la víctima mortal nº 11 por violencia de género en 2011.

En 45 días, 11víctimas mortales. Es decir, una víctima mortal cada 4 días y, a falta de datos oficiales de 2010, más de 400.000 mujeres y casi un millón de niños víctimas de la violencia de género en 2009 (últimos datos oficiales).

“Algo ha fallado” porque la que ha hecho la víctima mortal número 11 del año 2011, y la que hace la víctima mortal número 775 desde que empezaron a controlar esta plaga en 1999, resulta que sí había denunciado a su verdugo, sí había orden de alejamiento, incluso había sentencia condenatoria a 2 años de prisión que el asesino (sin “presunto”) eludió, a cambio de asistir a unos cursos de igualdad, que evidentemente debió suspender.

Pues si todo un Ministro del Interior (otros cargos aparte), que es el máximo responsable de la seguridad de los habitantes de este país, esa persona que debería saber más que nadie cómo se garantiza la libertad de quienes habitamos España, solamente es capaz de decir que “algo ha fallado” ante este nuevo crimen… a mi desde luego se me abren las carnes.

Fallan muchas cosas, querido Ministro. Lo primero que falla son las almas de estos innombrables que se creen en posesión de terceras personas. Porque hay que ser muy desalmado para cometer la cantidad de abusos no tipificados y crímenes sí tipificados en los códigos, tanto penales como morales, aquellos que están escritos tanto en los libros de leyes, como en nuestras propias conciencias.

Hay que ser muy desalmado para destrozar a una persona por dentro y por fuera, someterla a una tortura psicológica y física durante años… un día, dos, tres, una semana, dos tres, un mes, dos tres, un año, dos tres, cuatro, cinco… se dice pronto, pero sufrirlo, debe ser otro asunto.

Anulación, menosprecio, insultos, amenazas, agresiones, palizas, violaciones, secuestros… asesinatos. Asesinatos físicos y psicológicos, porque a las víctimas de violencia de género lo que menos les duele son las heridas de la piel, de los músculos, de los huesos y de las vísceras. Lo que más les duele son las heridas del alma. El alma que estos desalmados les roban a ellas. Por eso se las roban, porque carecen de alma.

Y da igual si sus propios hijos lo presencian. Y da igual si los dejan psicológicamente destrozados hasta el resto de sus días. Y da igual si los dejan huérfanos, desamparados, solos… Les da exactamente lo mismo. Ellos van primero, porque son así de hombres, así de machos. La maté porque era mía…

Eso es lo primero que falla, querido Ministro. Los inadaptados. Porque son ellos los que no se adaptan, ellos son quienes infunden terror a sus víctimas. Y eso tiene un nombre: terrorismo.

¿Verdad querido Ministro que usted sabe cómo tratar el terrorismo político? Pues a estos exactamente igual, o con más dureza porque en realidad los terroristas domésticos, cometen muchos más crímenes, y se ceban con víctimas mucho más indefensas que los terroristas políticos. Esto es lo segundo que falla querido Ministro. Que no les tratan con dureza, que no les persiguen, que les dejan libres, impunes, que no les separan de sus víctimas y de una sociedad y una civilización que ni entienden, ni merecen.

¿Dónde está la diferencia entre el terrorista político y el doméstico? Tal vez, una de ellas es que las víctimas de los terroristas políticos sean los propios políticos y miembros de otros poderes fácticos como militares, periodistas, jueces… mientras que las víctimas de los terroristas domésticos son “simples” mujeres y niños de la calle. Esos a los que los políticos nos llaman “ciudadan@s”.

Si han sido capaces de terminar con el terrorismo político, algo que es absolutamente loable, también deberían ser capaces de terminar con este otro terrorismo, mucho más cruel, mucho más sanguinario y sin ninguna duda, mucho más amplio en el literal sentido de la palabra “amplio”.

Porque desde 1999 (año en el que se empezó a controlar esta lacra) hasta la fecha de hoy, la violencia de género ha provocado 775 víctimas mortales, y el terrorismo político 57. Porque a día de hoy, más del 62% de los delitos graves que se cometen en este país, los provoca la violencia de género (porcentaje que sin duda se verá incrementado, cuando nuestro querido Ministro del Interior y demás cargos aparte, tenga a bien hacer público su balance de la evolución de la criminalidad en 2010).

Porque hay en este mismo momento casi un millón y medio de mujeres y niños (conocidos), víctimas de todo esto. Vaya usted a saber hasta donde se verían ampliadas esas cifras, si conociéramos a todas las víctimas reales (aquellas que no denuncian) Y porque sin duda, habrá otro número absolutamente desconocido de hombres que también son víctimas de violencia de género, pero como se han empeñado en que esto de la violencia de género solo tiene una dirección, de momento desconocemos.

Por cierto querido Ministro, esa es otra de las cosas que falla. Porque la igualdad es para todos y todas. Da igual si el malo es hombre o es mujer. Lo único que cambia es la vocal del final.

Cifras que, si trasladáramos a otras cosas más tangibles, sería como comparar al Everest, con el edificio donde yo vivo que tiene 4 alturas.

Hay muchas más cosas que fallan querido Ministro. Y voy a seguir hablando de los inadaptados, aunque el calificativo que realmente merecen probablemente ni exista en el diccionario.

Se empeñan en separar de la sociedad a las víctimas, en lugar de a los verdugos (inadaptados). Es a las víctimas y a sus hijos (víctimas también), a quienes sacan de sus hogares y les esconden en casas de acogidas, con lo puesto, cumpliendo estrictas normas de comportamiento, horario… Enjauladas para evitar más sangre. Mientras el verdugo sigue con todas las comodidades de vivir en su propia casa, con el tiempo, la tranquilidad y la impunidad necesarias, como para seguir persiguiéndolas y aterrorizándolas. Son las víctimas quienes finalmente, cumplen la condena que los verdugos no cumplen.

Es a las víctimas a las que marcan socialmente, las que no pueden acudir a sus puestos de trabajo, y acaban perdiéndolo con mucha frecuencia. Es a las víctimas a las que someten a juicios psicológicos, físicos y en los tribunales.

La vergüenza, la dependencia, el miedo… son motivos por los que muchas mujeres no denuncian. Pero la situación a la que se enfrentan cuando lo hacen, es otro motivo. Seguramente más poderoso, seguramente el definitivo para que no se atrevan a dar el paso. Querido Ministro, también le he oído decir que “hay que lanzar un mensaje de esperanza a las mujeres que se sienten perseguidas, porque el Estado no las va a dejar solas”… Suena bonito, suena como una canción solidaria, suena esperanzador efectivamente, pero… ¿Qué falla querido Ministro? Otra de las cosas que fallan, precisamente es que el Estado las deja solas. Muchas de ellas no denuncian, precisamente porque se quedan solas.

Querido Ministro, cuando una mujer denuncia, se enfrenta a una nueva vida, en la que la soledad es precisamente su única compañera (además de sus hijos, cuya única compañía es a su vez su madre). El Estado las saca de sus casas, las esconde para evitar males mayores, no les da trabajo después de perderlo, les sigue haciendo pagar impuestos, las investiga, las pone en duda y en entredicho, las marca socialmente, sus hijos se quedan sin educación, y hasta sin comer… ¿Le parece poca soledad, querido Ministro?

Pero ustedes les insisten en denunciar, hasta hacerles sentir culpables de su destino en caso de no hacerlo, y se gastan millonadas en absurdas campañas de publicidad que no sirven más que para intentar lavar su propia imagen, para que parezca que hacen algo.

¿Y sabe querido Ministro por qué creo que el estado las deja solas?... me temo que es porque si el Estado realmente las apoyara, todas aquellas que actualmente no denuncian, lo harían sin ninguna duda, y entonces multiplicaríamos por vaya usted a saber qué barbaridad de cifra las víctimas reales de esta plaga, y si con lo que ya tienen están realmente desbordados, no quiero imaginar lo que sería con todo el problema a la vista.

Por eso querido Ministro, de cada 11 víctimas mortales, solamente una denunció a su verdugo. En el fondo, les interesa que no denuncien. Si realmente les interesara que lo hicieran, se lo pondrían todo mucho más fácil. Llevarían a la práctica y a la realidad esas bonitas y esperanzadoras palabras.

Suponiendo que al verdugo le persiguieran con verdadera dureza, les enseñaran de qué manera están dispuestos a castigarles, le separasen de la sociedad y sobre todo de la víctima, suponiendo que realmente no las dejaran solas, protegiendo sus derechos, su libertad, su vida, suponiendo que a las víctimas les facilitaran las cosas, se me ocurren otras muchas en las que trabajar en paralelo. Otras muchas que también fallan, querido Ministro.

Lo primero, tal vez sería hablar con unas cuantas de ellas. Seguro que todas coinciden en darle las soluciones que aparentemente usted no encuentra, pero que mucho me temo, conoce a la perfección (son tan de cajón…). Lo que en términos de marketing, y con perdón por la frivolidad, se llama prueba de producto. Ellas han sufrido el repugnante fenómeno en sus propias carnes, ellas saben mejor que nadie dónde está el problema y dónde las soluciones. Ellas mejor que nadie saben lo que necesitan, y lo que falla. Ese “algo” que parece usted buscar, aunque a mi me suene a camelo.

Y mientras ellas mismas le dan unos cuantos “algos”, no olvide trabajar en otros “algos” que son de base: educación, prevención, concienciación, orientadas todas ellas a la verdadera igualdad. Porque esta plaga mal llamada violencia de género, es un problema de igualdad. De falta de igualdad.

Pero si la primera de las instituciones de este país, la Corona, discrimina a la mujer, si nuestra propia Constitución ampara esa discriminación… ¿de qué igualdad hablamos?

Si los medios de comunicación cometen irresponsabilidades tales como sustituir la emisión de programas informativos (CNN) por otros faranduleros (Gran Hermano), si se consiente la emisión de programas y series en los que la dignidad de la mujer queda por los suelos, y la desigualdad entre géneros es el “claim” (Mujeres Hombres y Viceversa), si prima lo trivial y lo superficial de la “prensa” rosa sobre lo educativo, lo cultural, lo científico, lo divulgativo… ¿de qué educación hablamos?; ¿de qué concienciación hablamos?

Si se siguen emitiendo spots de publicidad en donde cualquiera (incluidos niños y por supuesto adolescentes) podemos ver a tres generaciones de mujeres (abuela, madre y nieta) fregando orgullosas en la cocina, mujeres lavando, planchando, probando suavizantes… ¿qué esperamos de las generaciones futuras?... pues más de lo mismo.

Como verá querido Ministro, fallan tantas cosas, este problema es de tal magnitud, que tal vez produzca pereza ponerse a trabajar. Porque son incapaces.

FDO: Winters / Iñigo Merino

25 noviembre 2010

LOS HOMBRES DEL 25 DE NOVIEMBRE

No es más hombre el que grita, sino quien escucha. Porque comprende y aprende.

No es más hombre el que insulta, sino quien ensalza. Porque aprecia los valores.

No es más hombre el que impone, sino quien comparte libertad. Porque la razón, no tiene dueño.

No es más hombre el que amenaza, sino quien respeta. Porque le tendrán en cuenta.

No es más hombre el que ataca, sino quien defiende. Porque tiene algo muy valioso que cuidar y proteger.

No es más hombre el que pega, sino quien acaricia. Porque quien acaricia, da (del verbo “regalar”, y no del verbo “agredir”).

No es más hombre el que obliga, sino quien permite. Porque tiene conciencia, y admite otros criterios.

No es más hombre el que juzga, sino quien considera. Porque su mente es amplia y limpia.

No es más hombre el que protesta, sino quien aplaude. Porque es más difícil, pero gratificante.

No es más hombre el que desconfía, sino quien sonríe. Porque duerme tranquilo, y transmite buen rollo.

No es más hombre el que enseña, sino quien aprende. Porque es humilde e inteligente.

No es más hombre el que más tiene, sino quien más ofrece. Porque es generoso.

No es más hombre el que no llora, sino quien lo hace sin más. Porque siente, y lo expresa.

No es más hombre el que se cree dueño, sino quien comparte.


Ella no quiere que la domines, sino que la admires simplemente por cómo es.

Ella no te pertenece, pero quiere ser tuya. Y lo será eternamente, siempre que le hagas sentir que también tú, eres suyo. Sin condiciones.

Ella jamás te fallará si de verdad siente que la quieres, que te importa, que te gusta, que cuentas con ella. No es necesario que la sigas, ni la espíes.

Ella quiere darte todo, incluso a sus hijos. Solo tienes que trasmitirle que realmente quieres ser su padre.

Ella jamás te abandonará si no la decepcionas, si le das lo mismo que a ti te gusta recibir, si eres su cómplice. Ella quiere ser feliz a tu lado, vivir, sentirse libre. ¿Y tú?


No es más hombre el que no llora, sino quien lo hace sin más. Porque siente, y lo expresa.



18 octubre 2010

TERRORISMO DE GÉNERO. HARTO DE LA ESTADÍSTICA

La noche del jueves al viernes pasado se produjo la 56ª víctima mortal por violencia de género en este país nuestro, durante el presente año. Se produjo además en una localidad que para mi, tiene un calado muy, muy especial: Getafe. Descansa en paz, Piedad.

Para el sistema, se trata de una estadística. Tratando el asunto estadísticamente, vaya por delante decir, que el sistema se engaña a sí mismo cuando nos habla de la 56ª víctima por violencia de género durante 2010 en este país nuestro. En realidad, la muerte de Piedad hace la número 68.

Dando por buena la mentira del sistema, lo curioso de este nuevo caso es que ha hecho saltar todo tipo de resortes dentro de sus propios estamentos, ya que 56 es la cifra que supera en 1, el total de víctimas mortales por violencia de género que el sistema reconoció oficialmente durante todo el año 2009.

Es una mala noticia estadísticamente para los que ahora están en el poder, y una buena noticia estadísticamente, para quienes lo persiguen. Y cada cual, maneja la estadística en función de sus propios intereses. Para unos es maquillaje. Justifican lo que no tiene justificación, y buscan culpables fuera de casa. Para los otros, es carnaza. Les sirve para ridiculizar la gestión de los primeros. Pero ahí se quedan ambos. Como casi siempre...

La sensación que a mi me queda tras digerir las reacciones de todos ellos, es de vacío y vergüenza. Una vez más tiene que ver con la inoperancia de los dos principales partidos políticos que nos gobiernan, así como de las principales instituciones que, de una u otra manera, les “reportan”. Una vez más, se han dedicado a tirarse los trastos a la cabeza, a desviar la atención hacia otros lugares, a maquillar la realidad, a no reconocer o no querer ver dónde se encuentra la verdadera raíz del problema, incluso a salir en alguna de las muchas fotos que han hecho los medios de comunicación. A cualquier cosa, excepto a trabajar para poner soluciones.

Empezando por el propio Alcalde de Getafe, Pedro Castro (PSOE) quien aprovechó la ocasión de la repercusión de la noticia a nivel local, regional y nacional, para lanzarle a los medios que pasaban por allí, un discurso oportunista y fuera de lugar, en modo y tiempo.

Entre otras cosas, curiosamente es esta víctima mortal número 56, la que al parecer ha sensibilizado lo suficiente a Pedro Castro, alcalde de Getafe y Presidente de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), como para proponer actos de protesta simultáneos en todos los municipios de España contra la violencia de género.

Me pregunto yo… como presidente de la FEMP ¿no hubiera sido mucho mejor haberlo propuesto cuando se produjo la primera víctima conocida y reconocida de esta mierda, allá por 1999?; ¿por qué esperar 11 años?; ¿por qué esperar a la víctima 56 del año 2010?; ¿por qué esperar a que se produjera en la localidad donde el Presidente de la FEMP es alcalde? La intención es buena Pedro Castro, pero se te ve el plumero a millas marinas de distancia. A mi no me engañas, Pedro Castro. A ti te importa entre poco y nada este problema. A ti te importa tu silla, tus dos sillas, en este caso. Aun con todo... no dejes de hacerlo. Son buenas medidas para intentar concienciar a una sociedad con poca conciencia por culpa de la desinformación. Aunque se te ve el plumero, Pedro Castro...más vale tarde que nunca.

Pero hay una reacción que me indigna sobre manera. No soporto a la gente que no asume responsabilidades, que echa balones fuera, que trata de engañarnos como si fuéramos idiotas. Son muchas las personas que ocupan cargos importantes dentro del sistema, y que están ahí para supuestamente acabar con esta lacra, pero que se apuntan al carro del “yo no he sido, ha sido aquel”.

Bibiana Aído (Ministra de Igualdad), Inmaculada Montalbán (Presidenta del Observatorio de Violencia Doméstica y de Género, vinculado al Consejo General del Poder Judicial), Soledad Cazorla (Fiscal de Sala de Violencia sobre la Mujer). Curiosamente tres mujeres que se enredan en justificar números, y sobre todo que afirman que “lo importante para acabar con el problema, es que denuncien”, facilitando al tiempo más datos estadísticos para remarcar que un porcentaje muy alto de las 56 víctimas mortales por violencia de género durante 2010 en este país nuestro, no denunciaron a sus verdugos por malos tratos, antes que las mataran.

Es decir, que según estas mujeres, el sistema no tiene la culpa de no poder garantizar, ya no solo la libertad, ni la paz de sus ciudadanas que sufren esta vergüenza, sino incluso su vida. Tampoco he escuchado a ninguna de ellas decir que la culpa es de los verdugos, ni tan siquiera mencionar a los asesinos, violadores, secuestradores, agresores… TERRORISTAS que provocan toda esta mierda. ¡¡NO!! Según ellas, el sistema no tiene la culpa, ni tampoco los verdugos... ¡¡¡La culpa la tienen ellas!!! por no denunciar... ¡¡INDIGNANTE!!, ¡¡REPUGNANTE!!

Es curioso comprobar que la gente que guarda las llaves de la cajita donde se encuentra la respuesta al problema, se lave las manos de esta manera tan vomitiva. Mucho más curioso que sean mujeres quienes hagan este tipo de afirmaciones. La realidad es que dentro de esa cajita cuyas llaves guardan ellas mismas, no hay ninguna solución. No la tienen. No saben. No quieren. No pueden. Por eso tratan de engañarnos a tod@s, empezando por ellas mismas.

Solo les falta añadir coletillas del estilo a “la culpa la tienen ellas por provocar”, “algo habrán hecho”, “la culpa la tienen su padre y su madre por vestirlas como a putas”. Estas coletillas que por increíble que parezca, se pueden escuchar en cualquier bar mientras compartes barra con el típico machito de barrio, o la típica mujer convencida de su rol de posesión machista, o leer en cualquier foro, cualquier blog, cualquier comentario al pie de la noticia de algún medio de comunicación...

Y no nos engañemos… ¡¡los hay, y las hay a patadas que piensan ´de este modo!!, tanto del sexo masculino, como del femenino. Es sorprendente comprobar la cantidad de gente de ambos géneros, que llega a estas conclusiones vomitivas. Si lo sufrieran ell@s...

Aunque… en realidad no es tan sorprendente. Si son las propias mujeres (hombres aparte) que, desde dentro del propio sistema las culpan a ellas, esas que más cerca están de esta mierda, esas que se supone conocen la realidad,  son capaces de afirmar que las culpables son ellas… ¿qué esperamos de ahí para abajo?

Yo ya estoy muy harto de toda esta gentuza. Estoy muy harto de los MILLONES de hijos de puta que hay en este país, que piensan que una mujer les pertenece, y pueden hacer con ellas lo que se les venga en gana. Desde decirles con quién sí y con quién no deben juntarse, pasando por imponerles su manera de vestir, hasta gritarlas, asustarlas, insultarlas, amenazarlas, marcarlas, pegarlas, secuestrarlas, violarlas y asesinarlas.

Harto de que esta gentuza que intenta engañarnos, no coja el toro por los cuernos y en lugar de gastarse la pasta en absurdas campañas de tarjetas rojas, lo inviertan en educación, una educación seria y eficaz, en prevención, en protección a las víctimas, en investigación, persecución y castigo a los verdaderos culpables, en información real por cruda que sea, en concienciar a la sociedad, en conciliar a los géneros poniéndonos de acuerdo a tod@s para remar en la misma dirección...

Harto de esta misma gentuza que, en lugar de apartar de la sociedad a los verdaderos culpables de esta repugnante forma de terrorismo, lo que hacen es esconder a las víctimas de terrorismo de género que sí denuncian su calvario, en un intento de evitar que las maten para que la estadística no siga engordando, y no sacarles los colores más aun.

Tal vez si las tratarais como merecen, todas denunciarían su horror. Me gustaría ver de qué manera reacciona el sistema si TODAS las mujeres que sufren violencia de género, se lo comunicaran oficialmente mediante una denuncia. Si el sistema es incapaz de solucionar el problema a aquellas que denuncian, y que probablemente representen menos de la mitad de la verdadera magnitud de esta vergüenza... ¿¿¿qué seria del sitema con el problema entero???; ¿¿¿a quién pretendéis engañar???; ¿¿¿no os dais cuenta, que nos damos cuenta que os viene de puta madre que no denuncien, para así evitar que quede a la vista todo el iceberg, en todo su esplendor, y no solo una parte???; ¿¿¿qué hacéis por las que no denuncian???

Si apenas hacéis nada por las que sí denuncian... al resto que sufren en silencio por miedo, vergüenza, dependencia, o el motivo que sea, no solo las dejáis absolutamente abandonadas a su mala suerte, sino que además las culpáis de su pesadilla diaria, y la de sus hijos.

Harto de escuchar o leer en medios de comunicación vuestras declaraciones con ese lenguaje político que apesta, o con ese otro lenguaje mucho más vulgar y hasta soez en la barra de un bar, o en el metro, que la culpa es de ellas. ¡¡ES REPUGNANTE!!

No tienen ninguna culpa, hayan hecho lo que hayan hecho, o hayan dejado de hacer lo que sea. Nadie tiene derecho a manejarlas, a manipularlas, a anularlas, a humillarlas, a levantarles la voz, a insultarlas, a pegarlas, a violarlas, a secuestrarlas, ni a asesinarlas. Y vuestros hijos que lo ven y lo padecen, tampoco tiene culpa alguna.

Sois más de 400.000 las que le habéis comunicado oficialmente a este inoperante sistema que os toca sufrir un calvario todos los días. Son vuestros 800.000 hijos los que lloran y se esconden aterrorizados. Debéis ser muchas más (a tenor de la estadística que el propio sistema se encarga de vendernos) las que también vivís este infierno en silencio, y también debéis tener hijos que lo sufren. A vosotras… deciros que no os calléis. Que no permitáis que os digan que la culpa es vuestra. No tenéis ninguna culpa.

Y a todas las que sufrís esta injusticia, esta mierda repugnante, en silencio o no. A vosotras y a vuestros hijos, incluidas las 68 víctimas mortales por violencia de género hasta el 14 de Octubre de 2010, y a sus huérfanos, incluidas las 747 víctimas mortales (reconocidas oficialmente) desde que más o menos se controla esta vergüenza (1999) hasta el viernes pasado, a esas más de 1.200.000 almas que el sistema reconoce que sufrís, y a esa otra cantidad incalculable de almas que hasta ahora ni siquiera el sistema os tiene localizadas… mi más profundo respeto, solidaridad y apoyo.

No os sirve de nada, lo sé. Pero os llevo en el alma, y me gustaría que lo supierais. Quisiera hacer algo más que escribir, con toda mi humildad y mi respeto. Mi casa está a disposición de cualquiera de vosotras, si queréis “refugiaros” aquí, mientras el sistema juega con vosotras e intenta culparos de vuestro propio sufrimiento. Y lo digo de corazón. No tenéis más que dejarme un mensaje para que pueda contactar. Lástima que no sea una casa demasiado grande…

Me queda el consuelo de saber que otra mucha gente más o menos cercana al sistema, sigue peleando por vosotras y por vuestros hijos, a pesar del dolor y la impotencia. Ojalá esas personas, algún día sean las guardianas de esas llaves que abren la caja donde se encuentra la solución. A esas personas, mi admiración, mi ánimo y mi humilde ofrecimiento para colaborar hasta donde pueda.

18 julio 2010

VIOLENCIA DE GÉNERO. UN PROBLEMA MAL ENFOCADO

Desde su propia nomenclatura ("violencia de género"), ésta lacra que sin duda es la más grave de las que nuestra sociedad padece en la actualidad, está mal enfocada.


El terrorismo es un concepto que hace referencia al uso de violencia o amenaza de violencia por parte de individuos o grupos, contra otros individuos o sectores de una sociedad a los efectos de coaccionarles y conseguir un fin de esta manera.

TERRORISMO (definición de la Real Academia de la Lengua Española):

1. m. Dominación por el terror.

2. m. Sucesión de actos de violencia ejecutados para infundir terror

La violencia de género es una forma más de terrorismo, que ha provocado según datos oficiales, 735 víctimas mortales en la última década (1999-2009), y hasta la fecha de hoy 18 de julio de 2010. Durante ese mismo periodo de tiempo, el terrorismo de ETA ha provocado 55 víctimas mortales. Es decir, la violencia de género ha provocado un 1.237% más víctimas mortales, que el terrorismo de ETA. Sí, sí... está bien escrito: mil doscientos treinta y siete por ciento.

Pero eso es tan solo la punta del iceberg de la violencia de género (terrorismo de género) CONOCIDO. Lo que la sociedad ve horrorizada, imagino, en las secciones de sucesos de la prensa escrita, y en los telediarios. Pero ahí se queda.

La parte sumergida del iceberg, lo que la sociedad no ve de la violencia de género (terrorismo de género) es que, por ejemplo, provoca el 61,5% de los delitos graves que se producen en este país, según informes elaborados por el propio ministerio del Interior http://www.mir.es/DGRIS/Balances/Ba...nc_2009_mir.pdf

También provoca el sufrimiento diario de cientos de miles de mujeres que han denunciado malos tratos, algunas de las cuales entran en el programa de protección de víctimas de violencia de género, así como los 800.000 niños hijos de dichas mujeres, que según datos oficiales, se estima también lo padecen.

En el año 2009, 139.758 mujeres entraron en el plan de protección de víctimas de la violencia de género (terrorismo de género), y otras 274.955 quedaron fuera a pesar de solicitarlo. Es decir, 414.713 mujeres sufrieron malos tratos (terrorismo doméstico), decidieron salir de sus celdas de tortura (sus propios hogares), enfrentarse a sus verdugos denunciándolos y comenzar una nueva vida, en la que no dejan de mirar sus espaldas cada vez que van a comprar el pan.

En resumen, la violencia de genero CONOCIDA afecta a más de 1.200.000 personas en este país. La DESCONOCIDA, hay que imaginarla.

Sin entrar en demasiados detalles, hay que tener en cuenta que los malos tratos (terrorismo doméstico) siguen una espiral de actos delictivos, un patrón de comportamiento más o menos idéntico en cada caso, una sucesión de crímenes que empiezan en la injuria, continúan por la amenaza, la agresión, el secuestro, la violación y terminan en el asesinato, y sin tener en cuenta otros actos que no están tipificados ni siquiera como “falta”, como puedan ser la anulación, la dominación, la humillación… Quiero decir con esto, que el "maltratador" (terrorista doméstico), es mucho más criminal que el peor de los criminales.

Además de las víctimas mortales de las que la prensa se hace eco en sus secciones de “sucesos”, esto es un breve resumen del sufrimiento diario de más de un millón de personas en este país, sin hablar de las secuelas psicológicas irreversibles que provoca la violencia de género CONOCIDA. Es decir, aquella de la que hay constancia, porque existen denuncias.

La violencia de género DESCONOCIDA, es decir esas mujeres y niños que también la sufren diariamente, pero no se denuncia… probablemente arroje cifras de víctimas incluso superiores a la violencia de género CONOCIDA, pero es algo que jamás sabremos.

Todo esto NO lo provoca el terrorismo de ETA.

Sin embargo la sociedad no clama contra este problema, como lo hace contra el terrorismo de ETA. Los últimos resultados de la encuesta del CIS acerca de los problemas que más acucian a nuestra sociedad, ofrece este resultado: 1.- crisis económica; 2.- desempleo; 3.- terrorismo de ETA; 4.- inmigración.

¿Por qué la sociedad no es un clamor contra este problema?

1.- Desinformación: si la sociedad conociera realmente la magnitud de este problema, tanto por el número de víctimas que lo padecen, como por el infierno por el que mujeres y niños víctimas de todo esto tienen que sufrir a diario, a la sociedad le preocuparía todo esto, y mucho.

2.- Rechazo: una parte muy importante de la sociedad que sí parece estar informada en mayor o menor medida, rechaza este problema. Muchos hombres se sienten agredidos. Piensan y manifiestan, que es un problema magnificado con el fin de demonizar al género masculino.

Por otra parte las falsas denuncias, también alimentan el rechazo. Las falsas denuncias producen víctimas inocentes de supuestos “maltratadores”, que en realidad no lo son.

Esto existe y se ha convertido ya en leyenda urbana. Las falsas denuncias, según las propias fuerzas de seguridad del estado especialistas en VG, son mínimas y prácticamente residuales con respecto a las que son reales. Además, terminar con el asunto de las falsas denuncias, es tan fácil como castigarlas con penas similares a las que se les aplican a los “maltratadores” (terroristas domésticos), que se demuestra que sí lo son. Si no se termina con esto, es porque tampoco debe interesar demasiado.

3.- Insolidaridad: esa parte de la sociedad que sí parece estar informada en mayor o menor medida, no toma como suyo el problema. Un bombazo de ETA puede pillarle a cualquiera, como de hecho así ha sido en muchas ocasiones. Aquella parte de la sociedad que no sufre de cerca el problema, está a salvo del problema.

¿Por qué los medios de comunicación no informan a la sociedad?

1.- La información no llega al canal: al sistema no le interesa que se hable demasiado sobre todo esto. El sistema prefiere que la sociedad siga desconociéndolo para evitar un fuego más que apagar. Mientras no haya un clamor social, el sistema no tendrá un nuevo fuego que apagar. Por eso, la fuente de origen de la información la contiene, y no la hace llegar a los medios.

2.- No “vende”: los medios de comunicación son un negocio más. Si sus lectores, oyentes o espectadores no demandan una información, el medio no la ofrece. En este caso, la noticia de una mujer acuchillada, tiene el suficiente “morbo” como para convertirlo en noticia, aunque sea un pequeño destacado en sus secciones de sucesos. Cuando la sociedad lo demande, cuando sus lectores lo reclamen, cuando la sociedad clame ante este problema, la escasa información que los medios ofrecen desde sus secciones de “sucesos”, solo entonces, pasará a ocupar las portadas, y solo entonces empezarán a aparecer “periodistas de investigación” que destapen la realidad de esta problema, y toda la mierda que hay en su trastienda.

Pero la raíz del problema está en el propio sistema.

¿Por qué el sistema no quiere que la sociedad conozca el problema?

1.- “Quien tiene la información, tiene el poder”… y quien la desconoce, no protesta

Existe un Ministerio de Igualdad que debería encargarse de hacer fluir la información, pero que en realidad, además de actuar como presa de contención para evitar que los medios y a su vez la sociedad no conozcan la verdadera magnitud de este drama, lo que hace es, por una parte maquillar las verdaderas cifras de víctimas mortales, por otra tratar de justificarlas, y por supuesto no hacer fluir más información que la que generan los asesinatos de mujeres.

Para el Ministerio de Igualdad, una víctima mortal, es lo que a una presa de contención una fuga de agua. Por eso no le queda más remedio que hablar de ellas y dar información, por eso la sociedad solo es consciente de la “punta del iceberg” de la VG, por eso los medios solo hablan de víctimas mortales, y por eso el Gobierno trata de achicar todo el agua que se le escapa, minimizando el número real de víctimas mortales. Hasta la fecha, en el año 2010 el Gobierno reconoce 41 víctimas mortales, cuando en realidad vamos ya por 52.

Cuando un medio de comunicación nos habla de la existencia de una nueva víctima mortal… ¿cuántas veces hemos oído, o hemos leído alguna frase del estilo a: "no existe constancia que la víctima hubiera denunciado a su agresor por malos tratos". Esa frase, no es algo que inventen los medios. Esa frase sale escrita desde el origen, desde la fuente de información, desde el gabinete de prensa del Ministerio de Igualdad o del Ministerio del Interior, y esa frase lo que viene a decir es… “no lo denunciaste, descansa en paz, y jódete tú y tus huérfanos. Ya te lo advertimos, y ahora nosotros no queremos saber nada”.

El sistema en general, a través de sus Ministerios de Igualdad y del Interior, no actúa de manera eficaz para solucionar el problema, sino como presa de contención del drama.

Al sistema no le interesa que la sociedad tenga conciencia de este problema. Por eso contiene la información, la oculta, y la que se escapa porque hay víctimas mortales y esas no pueden taparse, la maquilla, y la achica todo lo que puede.

2.- Ningún poder fáctico es víctima de la violencia de género: las víctimas del terrorismo de ETA eran fundamentalmente militares, políticos y periodistas. Los objetivos eran los propios que forman parte del sistema, sus amigos, sus cercanos, u otras ramas sociales interesantes, o comprometedoras para el sistema.

Las víctimas de la violencia de género son “simples” mujeres de a pié, muchas de ellas de clases medias y bajas, muchas de ellas inmigrantes. Nadie relevante, nadie que pueda comprometer al sistema, nadie capaz de generar notoriedad.

3.- Negocio: una vez que una mujer y sus hijos (o cualquier otra persona que dependa de esa mujer, como por ejemplo un padre anciano), el sistema se hace cargo de todos ellos.

En 2009, 139.758 mujeres entraron dentro del sistema de protección, y otros cientos de miles de personas a su cargo (principalmente sus hijos). Otras 274.955 que lo solicitaron, se han tenido que buscar las habichuelas ellas solas.

El sistema en lugar de separar al “maltratador”(terrorista doméstico) al menos de las 139.758 que entraron en el programa de protección, lo que hace es poco menos que “esconderlas” para prevenir nuevas agresiones, nuevos secuestros, nuevas violaciones, o incluso nuevos asesinatos. Consciente, o inconscientemente, el sistema “encarcela” en casas de acogidas a las víctimas de violencia de género, que tienen un severo régimen de normas y conducta, que si la víctima no cumple, puede verse expulsada del plan de protección.

A todos esos cientos de miles de personas, el sistema debe dar cobijo diariamente, alimentarlas, vestirlas, calzarlas, asearlas, medicarlas, ofrecerles apoyo psicológico, buscarles trabajo, proporcionarles material escolar para sus hijos…

Todo eso es igual a dinero, mucho dinero. Todas esas prestaciones y servicios que reciben las víctimas de la violencia de género, están subcontratadas a empresas y/o particulares. Desde los alquileres de los pisos que se transforman en casas de acogidas, pasando por la alimentación, higiene, vestido... en fin todo lo ya mencionado anteriormente, hasta las empresas que se encargan de fabricar las famosas “pulseras gps”, compañías de teleasistencia….

Por razones obvias, no se puede hablar oficialmente de nada de esto, ni dar detalles acerca de empresas y/o particulares que de una manera u otra "cobran", ni de la cercanía o los vínculos que dichas empresas y/o particulares tienen con el sistema. Pero si la empleada de una casa de acogida (cuyo puesto de trabajo es adjudicado a dedo), es capaz de desviar para sí misma una buena parte de los fondos que recibe para aprovisonar de alimentos la casa que regenta haciéndose la compra para ella misma… de ahí para arriba… es solo cuestión de echarle un poco de imaginación y mal pensar, porque se acertará.

Esto no es ninguna anécdota, no es ningún rumor, ninguna sospecha. Es una realidad. Son hechos, y desde aquí invito a cualquier periodista de investigación de cualquier medio importante o no, para que destape toda la basura que hay detrás de este drama, la cantidad de gente que se lucra de todo esto, y a qué niveles. Hablo de grandes compañías, de importantes entidades financieras, políticos, gente importante y conocida… Algo que sí vende como noticia. Ahí está, y no es nada complicado destaparlo.

He querido comparar la violencia de género (terrorismo de género), con el terrorismo de ETA, no con la intención de que a éste último se le escatime el más mínimo esfuerzo, el más mínimo recurso para erradicarlo. Al contrario.

Lo hice para encontrar respuestas a muchas de las preguntas que me hago. Lo hice porque si una lacra social que genera un 1.237% más problemas que otra, lo justo sería que se le diera un tratamiento ya no solo proporcional a las magnitudes de uno y otro, sino mínimamente parecido, y si no se hace… los motivos aquí expuestos (y tal vez alguno más que aun desconozco), son los que nos llevan a tener que convivir con algo que cada día se hace más grande, más doloroso y más vergonzante. Y creo que ha llegado el momento de dejar de lamentarnos, para empezar a hacer algo encaminado a resolverlo

10 julio 2010

MUJERES Y HOMBRES (parte 2: instintos y capacidades)

Tengo tendencia a buscar ciertas respuestas en la naturaleza, o trivializando con asuntos cotidianos. Reacciones humanas espontáneas ante estímulos poco relevantes, pero que perfectamente se pueden “exportar” para saber, o al menos intuir, de qué manera reaccionamos ante ciertas situaciones mucho más relevantes, y por qué.

Para intentar entender un poco más lo que nos diferencia a hombres y mujeres, también suelo hacerlo. Por ejemplo, ocurre en el reino animal de las especies mamíferas, que las hembras tienen unos periodos de celo que les permite procrear. Que los machos desconocen los ciclos de esos periodos. Por tanto la naturaleza hace que el macho esté dispuesto a procrear en cualquier momento. Si esto mismo lo exportamos a nuestra especie humana, entenderemos el por qué de los chistes que ellas nos dedican cuando dicen que pensamos con lo que pensamos…

Sucede en las especies animales de los mamíferos, que el macho defiende su territorio, que a su vez es el mismo en el que habita su manada. Se protege a él mismo, y de paso protege lo que hay en el interior de su territorio, además y por lo general de manera independiente, y a distancia del resto de la manada. Contenido y continente son sus sagradas posesiones.

Sucede que las hembras se agrupan y establecen unas jerarquías familiares con el fin de proteger la descendencia y salvaguardar la especie. Incluso son ellas quienes cazan y proporcionan el alimento a sus crías. Son ellas quienes juegan y les enseñan a cazar. En definitiva, son las hembras quienes crían, educan, enseñan, protegen y sustentan a sus crías, mientras que el macho se limita a proteger sus “posesiones”.

Sucede que cuando un macho caza, es para él. Primero se alimenta él, y si sobra, permite que el resto de la manada también lo haga. Sucede que la hembra cuando caza lo comparte, empezando por el macho de manera obligada y a la fuerza. La hembra cambia la prioridad. Si pueden “despistar” al macho (y lo intentarán siempre), las primeras serán las crías, y las siguientes ellas.

Sucede que si un nuevo macho destrona al anterior, y existe una nueva generación joven en la manada, el nuevo rey las matará para acelerar y forzar un nuevo ciclo de hembras en celo.
Sucede que cuando el macho ya no les “sirve”, bien porque ha envejecido, bien por qué está herido, bien por qué aparece un macho más fuerte, las hembras le dan la espalda cruelmente.

He llegado a una conclusión, y es que la mujer tiene cuando menos, el doble de capacidades que el hombre. ¿Por qué?... porque la naturaleza la ha preparado para pensar al menos por dos, sentir al menos por dos, sufrir al menos por dos, reir al menos por dos, prevenir al menos por dos.
De ahí, que la mujer (y hablo siempre en términos generales) sea al menos el doble de sacrificada que el hombre, responsable, implicada, sensible, inteligente, pragmática, madura, estable… ven las cosas mucho más rápido, y no titubean ni un segundo cuando tienen que tomar una decisión ya que, por cruel que pueda parecer, hacen prevalecer ese pragmatismo natural.

Ni mucho menos son el “sexo débil”. Sin duda son el “sexo fuerte”. La naturaleza las ha preparado para resistir el que al parecer es el mayor de los dolores: parir. Su capacidad para resistir el dolor físico, psíquico, sentimental y de cualquier otra índole es al menos el doble que la del hombre. Entre otras cosas porque no se paran a lamentarse, sino que ese pragmatismo innato las obliga a mantener sus mentes ocupadas en busca de respuestas y soluciones.

Pero como nada es perfecto, tienen una serie de puntos débiles cuyos orígenes se sitúan ni más ni menos que en la raíz de sus propias virtudes. Conciben las relaciones de una manera el doble de intensa que el hombre, por tanto también son el doble de dependientes tanto desde un punto de vista emocional, como instintivo.

Emocionalmente son capaces (insisto en la generalización) de renunciar a muchas cosas por amor: trabajo, familia, amigos, aficiones… y desde mi humilde punto de vista, es un error. También son dependientes del hombre, porque solamente el hombre puede facilitarles la llave para satisfacer su instinto natural más fuerte.

En definitiva, y por explicarlo de una manera trivial: son “maquinarias” mucho más complejas, puesto que están preparadas para hacer las cosas no solo por y para ellas, sino también por y para los hijos que conciban. Y esas capacidades no se activan cuando conciben, sino que se activan según nacen.

Una maquinaria compleja, necesita y evidentemente tiene más “piezas”, más “motor”, más potencia, más velocidad, más capacidad de freno, y más sistemas de seguridad que el de una “maquinaria” mucho más simple, que solamente está preparada para pensar exclusivamente en uno mismo.

Pero también necesitan más combustible. La complejidad de la “maquinaria” de la mujer, también le obliga de manera natural, a tener un lógico exceso de ambición que les lleva a “quererlo todo”. Y todo, evidentemente no se puede tener. Éste es para mi, es el tercero de los puntos débiles de la mujer.

Para poder defender nuestras "posesiones", el continente y el contenido de nuestros territorios, a nosotros la naturaleza nos concedió una mayor fuerza física (no confundir con “fortaleza”) y una serie de instintos como el de la posesión, la dominación... y no solo con respecto a nuestras compañeras, sino con respecto a todo: territorio, recursos, riquezas…

Históricamente y hasta la fecha, esa fuerza física la hemos empleado para someter y para conquistar. Tanto a compañeras, como a pueblos y tribus vecinos y lejanos. De ahí los conflictos bélicos, la esclavitud, la delincuencia, el sometimiento de la mujer, los malos tratos, la violencia de género...

Espero que algún día, todos tengamos la humildad suficiente como para saber reconocer las capacidades de unos y otras, y entre tod@s ponerlas en común para aprovecharlas y crecer, en lugar de destruir.

De momento… tenemos una “deuda” histórica con ellas y con los pueblos más “débiles”, y también espero que algún día tengamos la sensibilidad suficiente como para al menos, pedir perdón. A partir de ahí, compensarlo si es posible y desde luego… jamás caer en los errores cometidos, y que a estas alturas ya deberíamos tener identificados. Por desgracia... hoy por hoy los instintos en el macho, son lo que siguen mandando.

07 julio 2010

MUJERES Y HOMBRES (parte 1: igualdad)

Convivimos desde el origen de la especie humana pero somos muy diferentes, incluso para que haya quienes afirmen, y hasta publiquen, que unas sean de Venus y otros de Marte. Yo no me considero tan “místico”. Mujeres y hombres somos de la Tierra, pero somos tan meridianamente distintos, que no me extraña que haya gente que sitúe nuestro origen planetario a años luz de distancia.

El contraste entre mujeres y hombres, tiene tantísima tela que cortar, que he pensado en hacer varias categorías. Hoy escribo del contraste “mujeres y hombres” desde el punto de vista de la IGUALDAD en el trato y en las oportunidades, en los derechos y deberes, y por supuesto ante la ley.

En este sentido, es el único en el que deberíamos ser iguales. Es tan de cajón, que me hace sonrojar hasta mencionarlo. Pero ni siquiera en las sociedades al parecer más “avanzadas”, democráticas y en pro de los derechos humanos existe ni de lejos esa igualdad. Ni qué decir tiene, en otras sociedades mucho más patriarcales donde religión y ley, escritas, protagonizadas y ejecutadas precisamente por el género masculino, son una misma cosa. Pero ya hablaremos de esas sociedades…

Volviendo a las sociedades más “avanzadas”, la mía sin ir más lejos, aun me sigo haciendo cruces cuando veo la cantidad de tiempo y recursos de todo tipo, que se emplean para proclamar cosas tan básicas como que mujeres y hombres somos iguales en derechos, obligaciones, oportunidades y trato. Y por supuesto, ante la ley. Y digo “proclamar”, porque ahí se queda todo.

A esta sociedad tan “avanzada” en la que me ha tocado vivir, se le llena la boca cuando habla de igualdad entre mujeres y hombres. En pro de esa igualdad, destinamos millones de euros, cientos de instituciones nacionales, regionales y locales (incluido todo un Ministerio enterito), decenas de miles de personas trabajando en dichas instituciones, cientos de miles de informes, miles de millones de palabras escritas en prensa, en libros, en leyes… billones de palabras de tertulianos, periodistas, pensadores, políticos que se las lleva el viento… ¿Tanto esfuerzo, tanto tiempo, tantos recursos para algo tan básico? No tiene ningún sentido, más que el de la hipocresía.

De la misma manera que a los propios políticos que gestionan nuestro país desde la ideología de la derecha y la izquierda no les interesa que las heridas de nuestro violento pasado se cierren, al género masculino en general, tampoco le interesa que exista la verdadera igualdad entre géneros.

Por tanto… ni existe, ni tampoco existirá mientras siga siendo el género masculino quien realmente esté al mando del timón del barco. Y para justificarse, crean tooooda esta farsa, emplean toooodos estos recursos, toooodo este tiempo… ¿y para qué?... pues para nada!! Para darle una forma aparente, pero obteniendo un fondo, un fin, en el que todo siga siendo exactamente igual de desigual… ¿Y por qué?... Pues sencillamente porque la mujer está mil veces mejor preparada que el hombre para gestionar cualquier cosa. Por tanto le quitaría el protagonismo, y hasta el puesto de trabajo. Pero de esto ya hablaré en el siguiente artículo sobre el contraste “mujeres y hombres”.

¿En qué cabeza cabe que una sociedad “avanzada”, democrática y en pro de los derechos humanos como la mía, realmente quiera la igualdad entre mujeres y hombres, cuando la mismísima “Carta Magna” que nos rige, esa de la que tanto presumimos y a la que en tantas ocasiones nos acogemos, consiente precisamente todo lo contrario?

La primera de las instituciones de mi país, nuestra Corona, discrimina al género femenino. Tal y como están las cosas actualmente en lo que a las reglas de sucesión de la Corona se refieren, ninguna mujer tiene derecho a convertirse en Reina de España. Mientras no cambien esas normas, jamás tendremos una Reina y un Rey consorte. Nuestras reinas, siempre serán las consortes.

Y no será porque mujeres como Isabel II, que reinaron hace siglos en sociedades aparentemente más retrógradas, no demostraron saber hacerlo mucho mejor que la mayoría de reyes masculinos (por no decir todos). Soy de los que piensa que precisamente por eso no les permitimos hacerlo. Para que nuestros culos de mandriles, rojos y pelaos, no queden al descubierto y en evidencia.

Siglos después, actualmente, en una sociedad mucho más "avanzada", nuestra Corona discrimina a la mujer. Pero es que además, la Constitución lo permite a través de su artículo 57 (puntos 1 al 5). Pero es que además, ni el mismísimo “Primero de los españoles”, ni tan siquiera su mujer, o sus propias hijas, ningún Jefe de Gobierno, ningún Líder de Oposición, ningún@ polític@ (hombre o mujer), ningún@ periodista (hombre o mujer), ningún pensador, ninguna pensadora… alzan sus intenciones (sus voces sí saben alzarlas), para cambiar esto. En cambio… todos y cada uno de ell@s hablan y hablan, escriben y escriben, emplean esfuerzos, tiempo y recursos de todo tipo para “proclamar” la igualdad entre mujeres y hombres.

¿Nadie se da cuenta que es de locos? Es una de las grandes mentiras de mi sociedad. Es una contradicción tan brutal, tan mastodóntica… que parece que la sociedad al completo (mujeres y hombres), vuelva la cabeza ante semejante mentira.

Si la cima de nuestra jerarquía social, si el vértice de la pirámide de las normas que rigen mi país, discrimina a la mujer, si nuestra Constitución lo ampara, y si nadie de aquellos que tienen el poder de hacerlo mueve un dedo (solo los labios) para cambiar… de ahí para abajo… ¿qué se puede esperar?

Pues ni más ni menos que lo que tenemos. Si hacéis una búsqueda en Google con las palabras clave “hombres y mujeres”, os saldrán innumerables entradas referentes a esa aberración de programa emitido a diario por la cadena de televisión generalista líder en audiencia de nuestro país, que “indignifica” a la mujer hasta más no poder.

El día que de verdad, ellas se den cuenta... El día que de verdad, ellas quieran… El día que de verdad, ellas cambien...
sin duda cambiará el mundo. A mejor claro, porque entre otras muchas cosas, y a aparte de sus capacidades que son sensiblemente superiores a las nuestras, se lo hemos dejado tan fácil!!...